UN NUEVO ESPACIO.

Les doy la más cordial bienvenida a todos y cada uno de ustedes, señores, señoras y señoritas de la Carrera de Psicología de la Universidad Politécnica Salesiana de Quito, Ecuador. Sin la presencia de todas y todos no tuviera motivo este nuevo Blog. Me siento completamente alegre porque se, de manera cierta, que muchos de ustedes van a poder saborear, de primera mano el llamado “aprendizaje colaborativo y construccionista”.Desde hace pocos años, la red (la Web) me ha cautivado. Tímidamente inicié (como muchos de ustedes) con el correo electrónico. Comencé a utilizar el mail, y a través de él, hice amistades cada vez mayores. Luego “navegar” me llenó de sorpresas y buenos aprendizajes. Y ahora construir y mantener un blog, constituye una actividad tremendamente estimulante.  Por lo tanto, aquí comenzamos, vamos a “construir los mejores aprendizajes”, por una sola razón: ustedes son quienes están es el proceso. Soy una acompañante en el descubrimiento de las “realidades virtuales”.Margarita Rivière el el prólogo del libro de Javier Echeverría, Un Mundo Virtual, escribe lo siguiente:”Es cada día más difícil que nuestros oídos se sorprendan por algo, pero aún recuerdo la impresión que me produjo, hace ya bastante tiempo, oír hablar a alguien de <la nueva realidad virtual>. Había algo que no encajaba. ¿Cómo podía una realidad ser a la vez virtual? ¿Cómo se entiende algo que existe y no existe al mismo tiempo? Como mi interlocutor me merecía todo crédito y no se trataba de ningún experto en ciencia-ficción, intenté desentrañar el misterio, lo cual me tomó bastante tiempo y me llevó a constatar lo difícil que es modificar esquemas mentales asentados.Cuando me puse a investigar, descubrí que la palabra virtual proviene del latín virtus, que significa fuerza y energía inicial. Se identifica  también con vir , hombre. Y es prima hermana de virtud, que en castellano significa la <actividad o fuerza de las cosas para producir o causar efectos>, y también el <resto modo de proceder>.También vi que había un <espacio virtual>, es decir, un lugar más allá de lo geográfico que abarca desde las relaciones personales hasta los grandes negocios. Observé que empezaba una época que uno puede tener desde amigos virtuales hasta ganar montañas de dinero (real) a través de un nuevo espacio <que no existe>.Por ejemplo, recientemente he sabido (el dato me lo facilitó el sociólogo Manuel Castells) que, según estimaciones de 1998, la economía <virtual> equivale a los mercados financieros  planetarios 12 veces el producto bruto global: o sea que, lo virtual mueve mucho más dinero (y da muchos más beneficios reales) que lo real, como productos o servicios directos… Datos recientes aportados por Castells indican así mismo que a finales de 1999 el valor de la economía Internet en Estados Unidos se calculaba en 500.000 millones de dólares: más que la industria del automóvil, el de las telecomunicaciones o en de las compañías aéreas norteamericanas . En suma, lo virtual produce efectos, éstos y otros, y de qué modo.Profundizar en tales aspectos provoca verdadero vértigo y no es un asunto como para tratarlo con prisas. Entonces me pareció tan claro como hoy  que lo virtual es un nuevo espacio que marca nuestro futuro dibujando una apasionante encrucijada: ¿será este espacio el lugar del poder y del dinero o el del encuentro y la comunicación sin fronteras, sin intermediarios, con el que siempre ha soñado la imaginación humana? ¿De qué depende todo esto y cómo afectará a nuestra vida?Hoy, que ya me he acostumbrado a entender la realidad virtual como un nuevo espacio <existente> sin ubicación precisa, puedo decir que no me repugna, sino que encuentro verdaderamente estimulante la posibilidad de la amistosa convivencia que lo real y lo irreal mantienen en esa realidad virtual que no es ninguna elucubración, que como Internet y todo su mundo corroboran. De hecho, la existencia de una realidad virtual nos ha abierto una nueva perspectiva mental: eso es lo maravilloso de un asunto que marca nuestro futuro de mutantes.Tras constatar esto, el abanico de interrogantes que se nos abre es infinito, ya que somos, en general, verdaderos analfabetos acerca de como ese conjunto de cosas está cambiándonos a todos nosotros. Co todas estas inquietudes a cuestas llamé a Javier Echeverría, filósofo, matemático, especialista en lógica y autor de un libro extraordinario, Telépolis  (1994) que enseña a ver la realidad existente más allá de la imagen televisiva y las redes telemáticas.Echeverría, a quien he conocido por mi trabajo de periodista, es un señor encantador, humilde  como todos los sabios de verdad, y sumamente serio, racional, ordenado. Con paciencia de hormiga lleva años desentrañando esa virtualidad con armas científicas, pegadas a la tierra firme de la comprobación, pero también desde una perspectiva filosófica y generalista; es decir, es tan capaz de utilizar el microscopio y la lupa como el telescopio y el catalejo en el camino del conocimiento. esta actividad le ha convertido en uno de nuestros primeros expertos en todo lo referente a la <virtualidad> que nos envuelve.Le encontré en plena efervescencia, ultimando su ensayo Los Señores del Aire, Telépolis y El Tercer Entorno (1999). Creo que tuve la suerte de que, pese a despachar cerca de 500 páginas de rigurosa investigación para ese magnífico libro, aún le quedan ganas, humor y sobre todo, inquietud de sobras para explicarnos a todos los que tenemos prisas, de forma breve, clara y sintética, a qué debemos atenernos en relación con la realidad virtual. Tras un breve cambio de impresiones, nos entendimos a la primera: se trata de cuadrar el círculo y sentar, de manera universalmente comprensible, las bases de ese futuro que se nos acucia.Este libro, es más que una introducción, como modestamente dice Echeverría, la puerta que abre el camino de lo virtual desde lo más tangible, es decir, los instrumentos que hacen posible aquel sueño que también movilizó a Don Quijote, como se encargara de recordarnos el autor. Entender qué nos aporta la ciencia, la tecnología y cómo están siendo utilizados esos caminos virtuales a lo real, es un primer paso imprescindible para entender lo que puede venir. desde ese implacable realismo, que hay que agradecerle, Echeverría nos invita al viaje más sorprendente de la historia humana: la creación de una nueva realidad y un nuevo lugar de encuentro, lo virtual. En ese tercer entorno, en el que se mueven también los Señores del Aire y nosotros podemos disponer de una identidad múltiple, se juntan realidad y ficción, ciencia e imaginación. bienvenidos a una nueva dimensión.”TAREA. Iniciamos escribiendo un pequeño párrafo (entre 60 y 80 palabras) con un comentario general sobre el material que has leído. Ese comentario lo vamos a utilizar en clases para sistematizar los puntos más relevantes. Te recomiendo escribirlo “en borrador” para luego hacerlo dentro del blog, toda vez que cada intervención va a ser leída por otros usuarios ( no exclusivamente de la Universidad, sino de otros espacios). TE DESEO LO MEJOR.  Un saludo de Maguita.       

Anuncios

Acerca de maguitaort

Compartí con los y las estudiantes de la Carrera de Psicología de la Universidad Salesiana de Quito, Ecuador mis vivencias de maestra y mujer. He vivido dentro de estos haceres más de cuarenta años. He transitado por educación pre-primaria, primaria, secundaria , para niños y niñas con necesidades especiales (amo entrañablemente a las Personas Sordas) adultos analfabetos y por más de veinte, en educación universitaria. Me interesa los nuevos espacios para aprender, investigar, crear; considero característica inherente a todo ser humano sumergirse en lo valioso y productivo y sobre todo el SER. Hoy estoy incursionando en otros espacios, la PNL, lenguaje no verbal y afines. El desarrollo de las personas como SERES ÚNICOS es el eje central de mi nueva tarea. ACOMPAÑAME.
Esta entrada fue publicada en General y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a UN NUEVO ESPACIO.

  1. 8agx dijo:

    Hola Magui:
    Es de suma importancia e interés la apertura a esa nueva realidad, o como Javier Echeverría diría: “ese tercer entorno”, ya que nos posibilita fusionar o mas bien emparejar dos elementos que se los podría considerar como distintos e incompatibles como lo son realidad y ficción, elementos que, si bien es cierto en nuestra imaginación se han juntado, ahora esa ilusión se vuelve “material” o “tangible” por así decirlo, y estimula eficazmente nuestra producción psíquica para moldear positivamente nuestros constructos mentales preestablecidos acerca del tema.

  2. dannypatricio dijo:

    Ante todo, es primordial expresar un vehemente saludo y el mayor beneplácito a ti -Magui- por la oportunidad que has brindado a tus alumnos de compartir opiniones contigo y la comunidad web en este pequeño pero magnánimo espacio.
    Es preciso, reconocer que aquel futuro a `corto plazo´ que nos envuelve a todos, se encuentra íntimamente ligado a aquello que hoy en día se ha denominado como “realidad virtual”. Resulta perceptible, de por sí, dar cuenta de como las `fronteras geográficas´ ceden ante el mayúsculo progreso de la ciencia y la tecnología, lo cual, entre otras cosas y según lo manifiesta la lectura, nos ha permitido “la creación de una nueva realidad y un nuevo lugar de encuentro, lo virtual”. Reservo mucha seguridad y confianza en que dicho nuevo espacio -dejando a salvo la discusión sobre su implicación en la `mecánica´del poder y la economía mundial- nos ha de permitir, en términos por ti mencionados: ser habilitados en aprendizajes “colaborativos y construccionistas”.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s