Palabras para la calidad de nuestro pensamiento.

Mucho se discute sobre la calidad del pensamiento, sobre cómo funcione mejor y con más provecho para quien lo genere. No es posible ser alguien que piensa bien y hacer preguntas pobres, preguntas que no pasan de la esfera de lo trivial, preguntas que no plantean otras alternativas, que no van más allá de lo que se entreteje. Las preguntas funcionales definen las tareas, expresan problemas y delimitan asuntos.

Impulsan el pensar hacia adelante. Los pensamientos cada vez cobran nuevos espacios  y nuevos tiempos. Cada pensamiento es una construcción lingüística semejante a una cascada de agua, se precipita en el espacio de la manera más armoniosa. Su presencia trae frescura y puede dibujar un arco iris con gamas de contenido.

Las contestaciones, por otra parte, a menudo indican una pausa en el pensar.  Establecen la relación de otros pensamientos que flotan. Una contestación crea la certidumbre de lo verídico, de lo que se puede probar. Es solamente aquí,  cuando una contestación genera otras preguntas que, inevitablemente, provoca que  el pensamiento continúe  la indagación.  No puede quedarse estático, se extiende.

Una mente sin preguntas es una mente que no está viva intelectualmente. En nuestra cultura escolar, parece que no hacer preguntas, nos libra de hacer el ridículo. ¡Qué triste  concepción! El no hacer  preguntas equivale a no comprender. Las preguntas superficiales equivalen a comprensión inicial, porque no han madurado; las preguntas que no son claras equivalen a comprensión que no ha salido de las tinieblas de la duda. Si tu mente no genera preguntas activamente,  no estás involucrado en un aprendizaje sustancial.
El pensamiento para que logre instancias significativas, precisa tanto de las preguntas como de las contestaciones adecuadas, esto es preguntas y respuestas esenciales. Si no hubieran hecho preguntas esenciales aquellos pioneros en algún campo del conocimiento, por ejemplo, la física, la matemática, la psicología o la biología; esa disciplina en principio, no se hubiera desarrollado. Cada campo intelectual nace de un grupo de preguntas esenciales que impulsan la mente en la búsqueda de unos hechos y una comprensión particular.

Cada área del saber se mantiene vivo solamente hasta el punto que se generan preguntas
nuevas y éstas se toman en serio como la fuerza que impulsa el pensamiento. Cuando
ya no busca respuestas significativas a preguntas esenciales, muere como ciencia. Para pensar en algo y volver a pensarlo, cada uno de nosotros debe hacer las
preguntas necesarias para pensar lógicamente sobre el tema, con claridad y precisión porque hacer preguntas esenciales significa usar herramientas intelectuales indispensables.

Por lo tanto es imprescindible prestar atención sobre los principios de cómo formular,
cómo analizar la cuestión, y por supuesto evaluar y resolver las preguntas principales. Decidir cuál categoría de preguntas se pueden hacer en cualquier momento es cuestión de juicio propio. A la vez, elaborar  una variedad de preguntas poderosas  es cuestión de iniciativa unida a los conocimientos.
La clave de estudiar provechosamente reside en ser hábiles para pensar pertinentemente, y esto demanda que seamos diestros en hacer preguntas. Cada uno de nosotros nos  esforzamos por llegara tener una mente donde las preguntas esenciales
sean y aparezcan  “por instinto”. Es la clave para el pensamiento productivo, el aprendizaje profundo y  necesariamente vivir con efectividad.

Cuestionar en una mente viva y “aprendiz” nunca termina, toda vez que las preguntas se transforman,  a medida que tenemos respuestas adecuadas.  Estimulan nuevas maneras de pensar, nuevos caminos para seguir mientras nosotros analizamos y  evaluamos el pensar.Mejoramos nuestro pensamiento porque mejoramos cada vez las palabras que empleamos en nuestros constructos lingüísticos.

Anuncios

Acerca de maguitaort

Compartí con los y las estudiantes de la Carrera de Psicología de la Universidad Salesiana de Quito, Ecuador mis vivencias de maestra y mujer. He vivido dentro de estos haceres más de cuarenta años. He transitado por educación pre-primaria, primaria, secundaria , para niños y niñas con necesidades especiales (amo entrañablemente a las Personas Sordas) adultos analfabetos y por más de veinte, en educación universitaria. Me interesa los nuevos espacios para aprender, investigar, crear; considero característica inherente a todo ser humano sumergirse en lo valioso y productivo y sobre todo el SER. Hoy estoy incursionando en otros espacios, la PNL, lenguaje no verbal y afines. El desarrollo de las personas como SERES ÚNICOS es el eje central de mi nueva tarea. ACOMPAÑAME.
Esta entrada fue publicada en General y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Palabras para la calidad de nuestro pensamiento.

  1. andreamacias dijo:

    Lo escrito en este articulo, me parece que tiene especial importancia en los espacios académicos.
    A partir de lo que conozco, puedo generar nuevas preguntas, que me lleven a profundizar los temas en los cuales pienso. De ahi, que existe la necesidad de que yo formule preguntas que permitan incrementar mis conocimientos. Las preguntas, en mi opinión, son imprescindibles, pues son el único “anzuelo” que poseo para obtener más información. Mientras más información posea, seré capaz de hacer comparaciones, cuestionar conceptos que están establecidos y concebidos como “verdaderos”.
    Solo haciendo preguntas necesarias, podre obtener respuestas efectivas con las podre construir nuevos pensamientos y nuevos conceptos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s